Felipe Cazals en el CECC

Regresar

Felipe Cazals en el CECC

Por: José Antonio Valdés

La crueldad. La violencia. Los abismos sociales que provocan la tragedia nuestra de cada día. Esos son los temas que han obsesionado a un hombre de cine, Felipe Cazals. Su brillante legado cinematográfico sobresale por su capacidad para captar la médula misma de una sociedad, la nuestra, siempre a punto de estallar, como lo demuestra su obra maestra, Canoa (1975), capaz de crímenes atroces, como ocurre en Los motivos de Luz (1985) y condenada, por no querer entender su pasado, a empezar siempre de cero; de ahí su insistencia en el cine histórico, como lo demuestran Su alteza serenísima (2000) o Chicogrande (2010). Su sentido del cine, con una preferencia por los opresivos primeros planos y una especial sensibilidad para retratar la violencia descarnada, vuelve aún más atractiva su obra, pero lo más importante es que Felipe Cazals es un hombre que ama al cine, y que aunque en alguna época resintió el cansancio de la eterna lucha del cineasta en México, sabiamente cambió de opinión para seguirnos brindando grandes momentos, tanto al cine mexicano como al cine mundial.

© CECC 2018 - Todos los derechos reservados.
AVISO DE PRIVACIDAD